RSS

Archivo de la categoría: Sociedad

Una oportunidad para los sistemas educativos

imagesAlgunas de las funciones de las instituciones educativas se han difuminado con las TIC; la tarea de producir y transmitir el conocimiento a la sociedad ya no es exclusivo de ellas y se hace ahora también por otros medios y, en ocasiones, sin necesidad de un proceso normado, regulado y certificado por ellas.  Muestras de ello podemos encontrarlas en los últimos años durante los cuales han surgido varias propuestas de formación abierta, algunas de ellas incluso sin modo alguno de certificación por las instituciones u organizaciones que las ofertan.

Basta recordar el proyecto Khan Academy, que pone miles de recursos educativos de  distintas ciencias y disciplinas; el proyecto ha resultado tan llamativo que ha sido financiado por  Carlos Slim (uno de los hombres más ricos del planeta que sin duda alguna sacará ganancias de esto) para que se traduzcan al español algunos de sus recursos.

También tenemos Coursera, que es alimentado por expertos de al menos 62 universidades de varias partes del mundo (Stanford, Princeton, Tecnológico de Monterrey, Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma de Barcelona, Emory, entre otras) y cuyo propósito es poder acercar procesos de formación académica a un número de personas mucho más alto al que podrían llegar de manera presencial  a través de lo que se ha llamado MOOC (Massive Online Open Course).

¿Qué pretenden los MOOC? Poner en contacto a miles (o millones) de interesados en una temática con especialistas de la misma, transmitir contenidos a los participantes y promover actividades de colaboración y coevaluación entre ellos para que puedan aprender. Los críticos de estas propuestas de formación suelen apuntar hacia la falta de un proceso “confiable” de evaluación que  les permita expedir certificados y títulos de especialización con valor curricular. Es cierto, en una sociedad que aún está normada y regulada por distintas instituciones especializadas en expedir y solicitar títulos de certificación, esto es indispensable.

Es la misma problemática que surgió ante el llamado Homeschooling en España: los padres se hacían cargo de la formación académica de sus hijos a través de distintos medios. El problema era que, aunque los niños aprendieran lo mismo (o más) que lo que aprendían en la escuela, no había nadie que certificara ni lo validara. En este caso lo que se hizo fue legislar y buscar mecanismos que “midieran” el desarrollo intelectual de los niños para poder certificarlos ¿no podrá aplicar esta misma lógica para las personas que accedan a procesos de formación mediante MOOC?

Sí, las instituciones y sistemas educativos están en crisis: tienen problemas para cubrir la demanda, tienen “competencia” en la transmisión de información y conocimiento, pero lo más grave es que no se han ocupado lo suficiente para responder a estos problemas y pretenden que el modelo pensado hace 200 años puede seguirles siendo funcional.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 11 abril, 2013 en Educación, Sociedad

 

Etiquetas: ,

¿Por qué implementar tecnologías en el proceso educativo?

La sola idea de proponer generar espacios para la formación académica soportadas en TIC hace emerger, como mínimo, dos posturas: rechazo total (normalmente suelen darse por problemas de tipo generacional, falta de acceso a la tecnología, etc.) o la idea de que ésta podrá mejorar ampliamente el proceso educativo (por sus formatos multimedia y la difuminación del espacio y tiempo como limitantes).

Me parece que antes de tomar una postura sobre las TIC en la educación, tenemos que pensar en el por qué se están implementando (no sólo en las escuelas, sino en todas las organizaciones sociales). Si nos detenemos a pensar, la emergencia y desarrollo de las TIC ha sido tal en los últimos 15 años, que hoy son determinantes para el funcionamiento y organización social: la globalización económica trajo consigo un inminente proceso de globalización cultural que sólo es posible gracias a los canales comunicacionales que ha creado la teleinformática.

Lo anterior representa para las sociedades una serie de demandas que debe cubrir para poder insertarse en este nuevo mundo globalizado y es necesario que genere, entre sus miembros, una serie de competencias necesarias para el desarrollo de un nuevo tipo de economía (de servicios y no de producción) y un nuevo tipo de sociedades (informacional y no de producción).

¿Qué papel juega la escuela ante este nuevo escenario? El mismo que jugó en las sociedades de producción: la formación de recursos humanos capaces de insertarse a estas nuevas dinámicas sociales. La escuela tradicional, muchas veces criticada, cumplía con una función (y lo hacía bien): el formar a personas con características necesarias para adaptarse a un sistema estructurado, fuertemente jerarquizado, especializados en una sola área del saber.

En la actualidad, eso es obsoleto. Se requiere de personas capaces de cambiar constantemente (según como el mercado lo demande) y conscientes de lo oportuno que es aprender constantemente (aprender a aprender) para dar frente a las exigencias que el mercado laboral le presente y capaces de trabajar en equipo para la resolución de problemas.

Quizá siga sin estar claro el papel de las TIC en la educación hasta ahora. Pues bien, la posibilidad de aprender a aprender y de la educación continua es mucho más plausible gracias a la gran capacidad que tiene Internet para guardar y proveer información de cualquier tipo; así mismo, las competencias de colaboración y trabajo en equipo son posibles en plataformas tecnológicas diseñadas para el proceso educativo en línea, el cual, casi desde sus inicios, tiene como fundamento pedagógico el constructivismo social y el aprendizaje colaborativo en red.

Les dejo una entrevista con Manuel Castells, creador del concepto Sociedad Informacional e investigador de los cambios sociales de las últimas décadas:

Y a ti ¿te parece que la implementación de las TIC en la educación es una opción, una necesidad o una obligación?

Vale, salud.