RSS

En educación, no sólo se trata de TIC

Imagen

Cursando el MOOC “Tecnologías de Información y Comunicación en la educación” se me ha dejado de tarea pensar en una serie de preguntas sobre alguna institución educativa en la que esté colaborando.

Las preguntas que buscan guiar la reflexión están encaminadas a identificar una serie de prácticas institucionales que estén pensadas para enfrentar el cambio social que se vive desde la década de los 70´s, fruto de la globalización, el desarrollo acelerado de las TIC y de una serie de modificaciones culturales que han dado paso a la sociedad informacional. Es importante decir que esta presión para el cambio no sólo es compartida por las instituciones educativas en las que tengo la posibilidad de participar, sino que es un reto global  al que las instituciones educativas de todo el orbe, buscan hacer frente con herramientas locales.

Las últimas tendencias del cambio y de la práctica educativa buscan sumarse urgentemente a la inercia de las instituciones sociales que se ven presionadas/ seducidas para integrar TIC en sus procesos administrativos; productivos; de esparcimiento y/o de capacitación. Cómo no hacerlo, si diariamente surgen varias aplicaciones que son consideradas herramientas propicias para fomentar el aprendizaje de las personas y que además sugieren respuestas para problemas como la incapacidad de cobertura al total de la demanda de educación de las naciones. Así mismo, en Internet podemos encontrar a especialistas en educación, tecnólogos, informáticos, empresas de software educativo, foros multidisciplinarios: todos parecen estar al día y ofrecer los mejores avances tecnológicos que podemos implementar en la educación. El ritmo es alucinante, uno no puede pensar mucho en la efectividad de una herramienta cuando ya hay otras en cola para ser implementadas.  Parece impensable proponer una alternativa de cambio que no haga uso de TIC, incluso es común en las instituciones educativas la capacitación de los docentes para que estos hagan un uso adecuado y continuo de ellas, pues al parecer el que no sepan usarlas, son el principal problema para la transición que buscan las escuelas (las visiones cortas suelen encontrar siempre en la práctica docente la principal fuente de los problemas de la educación).

En un mundo en el que la transmisión del conocimiento y la producción económica están determinados por estas tecnologías, es necesario apoyarse en ellas para los procesos de aprendizaje y para la inserción laboral de los sujetos. Sin embargo, la respuesta para la educación no está sólo en las TIC. Es cierto, tenemos nuevos canales y soportes para los actos educativos basados en la colaboración, sin embargo, en un espacio social con personas que no están acostumbradas a colaborar con más personas de su entorno próximo, estos soportes son espacios infértiles, no sólo por la incapacidad técnica para su utilización, sino porque para colaborar se requiere más que competencias en el dominio de la tecnología.

Así que además de pensar en cómo hacemos para incorporar las TIC en procesos educativos, se tienen que proponer actividades que propicien la colaboración con los otros; actividades que lleven al estudiante a entender estas tecnologías como una oportunidad para estar en contacto en la distancia física y a potencializar las actividades presenciales sin separar a quienes comparten espacios geográficos.

El manejo de estas tecnologías se puede aprender de manera indirecta, los integrantes de la sociedad hacen un uso tan frecuente de ellas (basta con que observes cualquier lugar público para encontrar al menos a una persona utilizando TIC)  que no siempre es necesario capacitarlos para enseñarles cómo manejarlas.

Lo complicado es el uso crítico de ellas ¿cómo podemos estar conscientes del impacto negativo que puede tener en nuestras vidas? ¿cómo identificar las ocasiones en que puedo valerme de ellas para potencializar mi trabajo? Así, más que pensar en qué herramienta me sirve para mi clase por sus características técnicas, es necesario detenerse y voltear la mirada a estrategias que desarrollen competencias digitales para su uso adecuado, por ejemplo, estrategias de crowdsourcing en la que la primera tarea de los estudiantes sea identificar compañerxs con los que comparta intereses y con quienes pueda plantear objetivos comunes; esto, y no el manejo de TIC es lo realmente complicado. Si utilizamos la tecnología sin pensar en qué, cómo la utilizamos, cómo nos beneficiamos de ella y cómo apoyamos a los demás con ella, seremos lo que Howard Rheingold llama: “…componentes  más eficientes de una máquina global de generación de la riqueza.”

 
3 comentarios

Publicado por en 27 mayo, 2013 en Sin categoría

 

Etiquetas: , , ,

Una oportunidad para los sistemas educativos

imagesAlgunas de las funciones de las instituciones educativas se han difuminado con las TIC; la tarea de producir y transmitir el conocimiento a la sociedad ya no es exclusivo de ellas y se hace ahora también por otros medios y, en ocasiones, sin necesidad de un proceso normado, regulado y certificado por ellas.  Muestras de ello podemos encontrarlas en los últimos años durante los cuales han surgido varias propuestas de formación abierta, algunas de ellas incluso sin modo alguno de certificación por las instituciones u organizaciones que las ofertan.

Basta recordar el proyecto Khan Academy, que pone miles de recursos educativos de  distintas ciencias y disciplinas; el proyecto ha resultado tan llamativo que ha sido financiado por  Carlos Slim (uno de los hombres más ricos del planeta que sin duda alguna sacará ganancias de esto) para que se traduzcan al español algunos de sus recursos.

También tenemos Coursera, que es alimentado por expertos de al menos 62 universidades de varias partes del mundo (Stanford, Princeton, Tecnológico de Monterrey, Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma de Barcelona, Emory, entre otras) y cuyo propósito es poder acercar procesos de formación académica a un número de personas mucho más alto al que podrían llegar de manera presencial  a través de lo que se ha llamado MOOC (Massive Online Open Course).

¿Qué pretenden los MOOC? Poner en contacto a miles (o millones) de interesados en una temática con especialistas de la misma, transmitir contenidos a los participantes y promover actividades de colaboración y coevaluación entre ellos para que puedan aprender. Los críticos de estas propuestas de formación suelen apuntar hacia la falta de un proceso “confiable” de evaluación que  les permita expedir certificados y títulos de especialización con valor curricular. Es cierto, en una sociedad que aún está normada y regulada por distintas instituciones especializadas en expedir y solicitar títulos de certificación, esto es indispensable.

Es la misma problemática que surgió ante el llamado Homeschooling en España: los padres se hacían cargo de la formación académica de sus hijos a través de distintos medios. El problema era que, aunque los niños aprendieran lo mismo (o más) que lo que aprendían en la escuela, no había nadie que certificara ni lo validara. En este caso lo que se hizo fue legislar y buscar mecanismos que “midieran” el desarrollo intelectual de los niños para poder certificarlos ¿no podrá aplicar esta misma lógica para las personas que accedan a procesos de formación mediante MOOC?

Sí, las instituciones y sistemas educativos están en crisis: tienen problemas para cubrir la demanda, tienen “competencia” en la transmisión de información y conocimiento, pero lo más grave es que no se han ocupado lo suficiente para responder a estos problemas y pretenden que el modelo pensado hace 200 años puede seguirles siendo funcional.

 
1 comentario

Publicado por en 11 abril, 2013 en Educación, Sociedad

 

Etiquetas: ,

Promoción de la salud y TIC

Mucho se habla de las brechas que puede generar el uso de las TIC en zonas no urbanas; es un discurso muy abordado y conocido en el campo de estudio de estas tecnologías. Sin embargo, dentro de los medios de comunicación tradicionales no logro vislumbrar ningún otro con la capacidad que nos brindan estas tecnologías para la generación y distribución de información, en este caso, mensajes destinados al empoderamiento para el autocuidado de la salud.

No hablo solamente de posicionar el mensaje en la web, se trata también de la confianza que encuentran los usuarios para considerar y compartir la información que encuentran en las redes sociales: basta con ver el número de likes y el número de veces que se compartió el contenido en las imágenes que he tomado de Facebook y que hacen alusión a mensajes sobre el cuidado de la salud.

Incluimos los siempre optimistas comerciales de Coca-Cola -esos de la vida feliz- y lo contrastamos con un video que nos muestra el lado no tan feliz del consumo de bebidas azucaradas, así como una infografía que muestra los daños que ocasiona a la salud.

¿Pueden las TIC ser un medio de empoderamiento para el cuidado de la salud y una plataforma adecuada para la transmisión de mensajes de salud que conlleve al cambio de comportamientos? En la presentación podrán encontrar los títulos de dos artículos que se han ocupado de estas preguntas.

 

Etiquetas: , ,

¿Obsesionado con Facebook?

Dentro de los espacios en los que tengo la oportunidad de compartir temas relacionados con mi quehacer profesional, mis colegas y escuchas me han dicho más de una vez que pueden notar en mi cierta tendencia para usar Facebook en distintas actividades relacionados con la formación académica.

No lo niego, en más de una ocasión y de forma insistente y acalorada, he intentado convencer a muchos docentes para que se animen a generar ambientes de aprendizaje en las redes sociales (adivinaron, Facebook en específico) pues veo en ella no sólo oportunidades técnicas (compartir fotos, videos, documentos, editar documentos de manera simultánea, entre otras), también pienso en el billón de usuarios que se espera que alcance este 2013 a nivel mundial ¿algo podemos aprovechar si ya esta herramienta ha logrado tener cautivos a tantos usuarios no creen? Recuerdo que en los inicios del furor de Facebook muchas Universidades diseñaron y programaron al menos una red social para implementarla dentro de su plataforma educativa; en realidad, la herramienta no funciona por ser una red social, sino por ser la herramienta que más usa la gente. No se trata de reinventar las cosas, se puede aprovechar de manera eficiente lo que ya se tiene.

Justo ahora que estoy en TRAL, me vino a la cabeza una pregunta (que sé que los participantes de esa experiencia que estén leyendo esta entrada adivinaron): ¿por qué Google+ y no Facebook? Algún compañero, con el que coincido, comentó que es probable que Facebook deje de ser el hit que es hoy y que los usuarios nos moveremos a otros espacios; estoy de acuerdo…¡pero hoy somos casi un billón de usuarios y, según las estadísticas, Google+ aún está lejos de Facebook, así es que como diría una canción muy sonada últimamente, “yo no sé mañana”, pero hoy tenemos una gran cantidad de usuarios de Internet que sabemos interactuar en ese espacio ¿para qué hacernos pasar por una curva de aprendizaje de una plataforma si ya sabemos (y además NOS GUSTA) utilizar una en específico? Seguro podemos utilizar esto para planificar espacios de aprendizaje.

¿Las quejas más comunes sobre el uso de Facebook en procesos de formación académica? Principalmente, el compartir información privada con gente con la que no deseamos hacerlo, aunque decir esto es no conocer la plataforma y no saberla utilizar al 100%, pues esta red social ha ido implementando ciertas herramientas que nos permiten interacturar sin compartir nada personal con quien no queramos. ¿Facebook es distractor? Seguramente puede serlo, pero antes de hacer esta pregunta, yo pensaría ¿tu clase es realmente motivante para que el estudiante se quede en ella?

Finalmente, les comparto la numeralia de los espacios y las formas cómo los usan los internautas; seguro podemos encontrar nichos donde asentar prácticas educativas:

 
13 comentarios

Publicado por en 19 marzo, 2013 en Sin categoría

 

Etiquetas: , , ,

Volviendo a escribir…gracias a TRAL

Image

Hace un rato que había dejado de escribir en este espacio, un tanto por la falta de tiempo  y otro tanto por no contar con una idea del todo clara y bien trazada de lo que deseaba escribir.

Retomo nuevamente este reto de tejer de signos que den significados relacionados con la educación, la sociedad, las Tecnologías de la Información y la Comunicación, y los ambientes de aprendizaje. Debo compartir que este retomar se debe por una motivación externa a mi que tiene que ver con el desarrollo de un proyecto que me ha parecido sumamente interesante y del que podemos sacar mucho provecho todos los que estemos ahí: TRAL. El nombre es el acrónimo de Tejiendo Redes de Aprendizaje en Línea que ha tenido a bien el convocar a una cantidad de personas que se relacionan con temáticas de educación y que son de distintos países (los participantes somos en su mayoría de Latinoamérica); si bien entiendo, la iniciativa busca crear conexiones entre todos los participantes, que somos nodos que aportamos algo desde nuestra experiencia y que puede servir para que alguien más aprenda algo nuevo. Nada malo y muy necesario en una sociedad marcada por la necesidad del aprendizaje constante que, desde mi perspectiva, ha ido teniendo posibilidades tecnológicas, pero no los recursos humanos que las sepamos explotar para no sub utilizarlas. 

Pues bueno, espero que esta sea una experiencia grata para tod@s nosotr@s y que podamos conformar una red de colaboración, que aunque eso de la teoría sobre la Web 2.0 ha hecho pensar que es sencillo, en realidad requiere mucho esfuerzo y dedicación.

Estamos de vuelta, salud por eso.

 
Deja un comentario

Publicado por en 13 marzo, 2013 en Sin categoría

 

Web 2.0 y Educación

Presentación sobre Web 2.0 y sus aplicaciones en la educación.

 
Deja un comentario

Publicado por en 1 abril, 2012 en Educación, Prezi, TIC

 

e-competencias: las exigencias de las sociedades informacionales

En la pasada entrada de este blog, hablamos de una serie de cambios que han venido ocurriendo en las sociedades actuales (no es la primera etapa de cambio en las sociedades; recordemos que se pasó de la época agrícola a la industrial, de la industrial a la industrial centrada en la tecnología y actualmente se habla de la transición a las sociedades informacionales, en las que el conocimiento es el motor del desarrollo social y productivo).

Ante estos cambios, las instituciones educativas intentan ser valorizadas (como lo ha intentado hacer siempre)  de acuerdo con su capacidad para adaptarse y formar recursos humanos capaces de insertarse a las organizaciones laborales de la época y las demandas que las mismas exigen.

El Consejo Europeo, en la Agenda de Lisboa (2007) ha señalado 8 competencias clave que las instituciones educativas tienen que desarrollar en sus estudiantes para su inserción efectiva a las organizaciones laborales actuales: 1) Comunicación efectiva en la lengua materna, 2) Comunicación efectiva en lenguas extranjeras, 3) Competencias  matemática y en materia de ciencia y tecnología, 4) Competencia digital, 5) Aprender a aprender, 6) Competencias sociales y cívicas, 7)Sentido de la iniciativa  y espíritu empresarial, 8 ) Conciencia y la expresión culturales.

En esta ocasión, sólo abordaremos la competencia digital (e-competencias).

La OCDE identifica tres niveles de e-competencias:

  • Especialistas en TIC: tienen la capacidad de desarrollar, operar y mantener sistemas basados en TIC, las cuales constituyen una parte principal en su trabajo, que consiste en desarrollar y poner al alcance de los demás dichas tecnologías.
  • Usuarios avanzados: son usuarios competentes a menudo vinculados a sectores relacionados con el manejo de software. Las TIC no representan el eje de su actividad, sino una herramienta.
  • Usuarios básicos: son usuarios competentes en el manejo de herramientas genéricas (como la paquetería de Office de Microsoft) necesarias para la sociedad de la información, el e-gobierno, trabajo y vida diaria. Las TIC son solamente una herramienta.

¿Cómo  adaptarse a la sociedad de la información?

Debido a la complejidad para poder homogeneizar las e-competencias necesarias en diferentes contextos sociales, se retoma la propuesta por Cobo (2009), quien, a partir de la revisión de diferentes propuestas sobre el tema, rescata 5 e-competencias clave:

1)      e-conciencia: esta competencia (cognitiva) tiene que generar en el usuario de las TIC, la comprensión de la relevancia que tienen las tecnologías en una sociedad basada en la información.  Lo anterior depende de la familiaridad que tenga el usuario con la tecnología y el entendimiento de los efectos (positivos y negativos) que esta tienen en la sociedad y en su vida. Básicamente es un acto de cognición influenciado por el uso de la información y del conocimiento y su relación con la tecnología como herramienta que brinda valor agregado e innovación en contextos específicos. Desde esta perspectiva un usuario e-competente tiene la capacidad para entender y adoptar el paradigma del aprendizaje a lo largo de la vida y el uso de las TIC como medio para facilitar, de manera individual y/o colectiva, el descubrimiento del conocimiento.

2)      Alfabetización  tecnológica: El uso crítico de las tecnologías para estudiar, trabajar, realizar actividades de ocio y comunicación requiere la habilidad de ser capaz de interactuar con hardware y software, con aplicaciones para la productividad, dispositivos de comunicación y aplicaciones administrativas. También son necesarias habilidades para el uso de procesadores de texto, bases de datos y herramientas para el almacenamiento y administración de la información. Lo anterior incluye la comprensión de las oportunidades y posibles riesgos de Internet y dispositivos de comunicación electrónicos para actividades en redes de trabajo, intercambio de información, colaboración, etc.

También son necesarias las habilidades para utilizar los servicios que se brindad por Internet  (crear una cuenta de correo electrónico, escribir y enviar correos, adjuntar y descargar archivos, participar en discusiones en línea,  usar los sitios de redes sociales, crear blogs, etc.)

3)      Alfabetización informacional: es la habilidad para comprender, evaluar e interpretar información de todo tipo de fuentes. Requiere la habilidad de emitir un juicio sobre lo que se encuentra (en línea o no), la reputación de las fuentes, la seriedad y reconocimiento de los autores. En un entorno donde los usuarios están saturados de información, esta competencia es fundamental para decidir qué y cuándo la información es necesaria de acuerdo con el contexto en el que se utilizará y desechar aquella que pueda ser poco confiable.

4)      Alfabetización digital: La competencia para construir conocimiento nuevo, basado en el empleo estratégico de las TIC se denomina alfabetización digital. Los principales aspectos relacionados con la alfabetización digital son: cómo llegar información pertinente (dimensión instrumental) y cómo gestionar y producir nuevos conocimiento (dimensión estratégica). La alfabetización digital también significa COMPRENDER que la gestión y la distribución de nuevos productos de información podría ser  enriquecida a través de redes de colaboración, al igual que las comunidades de software libre lo hacen.
Algunas de las habilidades relacionadas con la alfabetización digital son: definición (utilizando las herramientas informáticas para buscar, encontrar, identificar y reconocer la necesidad de información), el acceso (saber recoger y / o recuperar información en entornos digitales y la capacidad de desarrollar una estrategia de búsqueda para localizar información de una o más fuentes), la gestión (organización de la información en uno o varios sistemas de clasificación), la creación (generación de nueva información y el conocimiento mediante la adaptación, diseño, edición, invención o representación de la información en entornos TIC) y la comunicación (transporte de  información y de conocimiento a varias personas y / o grupos).

5)      Alfabetización mediática: La alfabetización mediática tiene que ver con la comprensión de cómo los medios de comunicación tradicionales y los medios digitales se están fusionando, que se combinan y evolucionan hacia un nuevo paisaje mediático.
Algunas de las habilidades y los conocimientos se basan en la comprensión de cómo funcionan los medios de comunicación, cómo se organizan, cómo están evolucionando hacia nuevos formatos, las plataformas y los medios de comunicación e interacción y, por último, la comprensión de cómo y por qué se produce el significado (construye la realidad), así como las consecuencias sociales, jurídicas, económicas y las implicaciones políticas. Esta alfabetización es necesaria para comprender el fenómeno de la la transición digital.

Tomado de: Cobo, R. (2009): Strategies to Promote the Development of E-competencies in the Next Generation of Professionals: European and International Trends,  Communication and Information Technology Department,
Latin-American Faculty of Social Sciences, Campus Mexico (FLACSO-Mexico)

 
Deja un comentario

Publicado por en 4 julio, 2010 en Educación, TIC